2 propuestas para “desconectar” de las obligaciones y volver a empezar

¿Te sientes cansado, estresado, tapado de obligaciones que “debes” responder? ¿Sientes que las horas del día no te alcanzan? ¿Te desanimas en el camino aún teniendo claros tus objetivos? En este artículo te ofrezco 3 propuestas para que hagas un “reset” y vuelvas a empezar.

Muchos de mis clientes viven estos problemas. Yo también los he vivido en el pasado en forma recurrente.

Afortunadamente hoy cuento con herramientas poderosas que me permiten transformar estos estados cada vez que lo necesito.

Desmotivación, falta de energía, cansancio, desgano, ansiedad, demasiadas obligaciones que abruman son estados de ánimo bastante comunes en los que estamos en constante transformación.

¿Cuál es la clave para salirse de este ciclo de cansancio, ansiedad y desánimo?

La primera cosa que hay que hacer ANTES de tomar cualquier decisión o de emprender una próxima acción es ¡DESCONECTAR!

Pero tú me dirás, “Tengo que seguir con mi vida Ana”… “¡Tengo cosas que hacer!”.

Te entiendo pero…

Si no desconectas, si no descansas, si no haces un reset  (algo parecido a cuando las computadoras reinician), no podrás continuar con tus actividades de manera efectiva. Si continuas con el “buffer lleno”, actuarás desenfocado, nervioso, cansado, con poca atención…

¿Cuáles son los resultados que crees que obtendrás accionando desde estas emociones?

Te dejo a ti la respuesta.

Aquí te ofrezco propuestas para que DESCONECTES y VUELVAS A EMPEZAR… Este es un hábito SALUDABLE que si lo no has incorporado aún a tu vida, te recomiendo hacerlo ¡cuánto antes!

PROPUESTA 1. Planea un ritual de descanso semanal

No te acepto excusas. El “no tengo tiempo” no tiene cabida aquí. Te pido elijas 1 día a la semana y el tiempo que te vas a regalar para ti mismo en ese día para descansar y desconectar.

¿Cuáles son las actividades permitidas en este tiempo de descanso mental?

Toda aquella que no esté relacionada a una OBLIGACIÓN o un DEBER (o aquella acción que la sientas como tal).

Por ejemplo, ¿qué cosas me permiten a mi desconectarme?

  • Leer un libro espiritual que me permita soltar el control,
  • Mirar una película que me emocione, que sea divertida, que me anime.

Otras cosas que me ayudan a desconectar la mente:

  • salir a caminar,
  • bailar con mis hijos,
  • tocar la guitarra y cantar,
  • dormir una linda siesta abrazada con mis amores…
  • ¡Tantas cosas!
¿Cuáles son las tuyas? Escríbelas ahora… Haz una lista. 🙂

Planea tu día en la semana de descanso mental y elige las actividades de tu lista de OCIO para cada semana que te permitan desconectarte de las obligaciones. No es necesario que ese tiempo sea mucho, pero SÍ es fundamental que cuando la estés ejecutando, hagas sólo eso y no estés pensando ni preocupándote de otras cosas.

Invierte tiempo y energía para hacer ESO que has elegido en ese momento, ¡suéltate, desconéctate! Luego seguirás con tus deberes pero en ese instante procura ocuparte exclusivamente de tu actividad de ocio.

Cuando hablo de “desconectar” me refiero a que puedas soltar el control de lo que te ata. Desconectar significa que vuelvas a conectarte con el DISFRUTE, con el BIENESTAR y con el sentimiento de LIBERTAD y PAZ.

PROPUESTA 2. Elige “desconectar” varias veces cada día por unos pocos minutos

3, 5 o 10 minutos. Con eso puedes comenzar.

Simplemente retírate a un lugar tranquilo (sea en donde sea que estés), cierra los ojos y respira. Concéntrate sólo en la respiración; en el aire que entra y sale por las aletas de tu nariz. Sólo enfócate en tu respiración. Si aparece algún pensamiento, déjalo ir.

Puedes ayudarte imaginando una palabra o una imagen que te haga bien, que te brinde paz, amor, ternura. Cada vez que inhales imagina que estás absorbiendo amor y luz que purificarán tu ser; cada vez que exhales imagina cómo cualquier tensión o preocupación que estés teniendo se disuelven y abandonan tu ser en esa espiración. Te recomiendo esta pequeña meditación de desconexión ni bien te despiertas en la mañana y ante de acostarte.

Y aquí las tienes mi divino, 2 propuestas para ayudarte a descansar tu mente.

Tu mente necesita descansar y jugar para dejar volar su creatividad y crear nuevas y mejores realidades para tu vida y tus proyectos.

Si no cuidas tu mente, si no cuidas esa PRECIOSA FUENTE, será muy difícil que tus sueños emprendedores se manifiesten. Los sueños se dan a luz en una “tierra” de juegos, entusiasmo y alegría.

¡Desconéctate y vuelve a empezar!

¿Cómo lo vas a hacer? Cuéntame…

Un abrazo de "oso",

Ana Cecilia🦋

 

¿Qué te ha parecido este post? ¿Te ha sido útil?

Si es sí, por favor cuéntame lo que sientes y qué fue lo mejor que te llevaste así te responda personalmente. 

Si me dejas tu comentario, ¡seré muy feliz!

Y a propósito, ¿conoces a alguien que esté también buscando descubrirse y hacer realidad la vida para la que ha nacido? ¡Compártele este artículo!

Ana Cecilia Vera

Soy una apasionada de la vida, la informática y la música. Amo entrenar a talentosos y creativos a los que le encanta ayudar a los demás y están buscando su plena realización. Lo que más me gusta es acompañarlos de cerca y ser testigo de la transformación que se produce en sus vidas cuando sacan a la luz su don único y lo ponen al servicio del mundo. Literalmente se convierten en Su Propia Fuente desde la que pueden materializar todo cuanto quieran disfrutando cada día de su propia creación: Una vida más completa, apasionada y libre mientras dejan su huella.

Te ayudo a redescubrirte y desbloquear tu don para profesionalizarlo, rentabilizarlo y alinearlo con la vida para la que has nacido. Llegó la hora de integrar todo lo que ERES y SABES en un proyecto auténtico que sea ÚTIL al mundo mientras tu vida se expande a niveles extraordinarios 🙂

¿Ya te inscribiste a mi NEWSLETTER de Reingeniería de Vida© en la que comparto cada semana cómo lograrlo?