Cómo manejar inteligentemente a tu entorno para ponerlo A TU FAVOR y lograr más fácilmente tus objetivos

¿Tu entorno de alguna manera impide que avances y cumplas tus objetivos? Si sientes que existen personas que intervienen negativamente en el logro de tus sueños y proyectos, en este artículo quiero enseñarte cómo manejar inteligente-mente la influencia de tus círculos sociales y familiares para ponerlos a tu favor.

Este obstáculo es uno de los más frecuentes que detiene a talentosos, creativos y agentes de cambio en transformación a crear la vida para la que realmente han nacido. Y yo lo entiendo perfectamente porque yo misma he pasado por circunstancias en que me he sentido presa de voluntades ajenas.

Aunque no ha sido fácil, después de atravesar difíciles quiebres en lo personal y en lo profesional, he aprendido a manejar la influencia del entorno y ponerlo a mi favor. Como no conocía las estrategias sanas que podía aplicar, tuve que aprenderlas a prueba de duras situaciones de las que gracias tomar consciencia e implementar acciones efectivas, superé y aprendí airosamente.

Por suerte tú no necesitas vivirlo de la manera adversa en la que yo lo viví. Tú puedes comenzar a hacer las cosas diferentes desde hoy y a conciencia, siguiendo mis estrategias, para dirigirte naturalmente hacia lo que quieras SER, para HACER y TENER lo que te mereces apalancándote en tu entorno de manera productiva.

Comencemos por algo base en este tema…

Nadie entorpece el camino de tu vida. Eres tú mismo que, de alguna manera u otra que, a partir de tus elecciones y acciones, pones “piedras” (consciente o inconscientemente) en el camino limitando el avance hacia lo que quieres ser, hacer y tener.

Esto puede sonar muy duro sobre todo si piensas:

Ana no tiene idea en qué situación me encuentro, ¡no puedo!, ¡no me dejan!, ¡es muy difícil dada mi situación, tengo compromisos!”.

Lo entiendo y te respeto. Acepto que estés sintiéndote así porque nuevamente te digo: yo también estuve en tu lugar.

Aunque la verdad es que, lo aceptes o no, tú formas parte de tu entorno; y, si las cosas se han dado de una determinada manera hasta hoy, es porque de alguna forma tú lo has estado permitiendo, colaborando y/o participando de las circunstancias para que se reflejen esos resultados en la realidad.

Aceptar tu parte de responsabilidad en el asunto es tener la mitad del problema resuelto.

La mayoría de las veces te puedes excusar en las culpas que le echas a lo externo para no decidirte valientemente a avanzar: puede que culpes al mundo en crisis, al país, al gobierno, a tu jefe, a tu padre, a tu madre, a tu hermano, a tus hijos; puede que culpes a todo lo que pueda brindarte la temporal justificación y tranquilidad de que “tú quieres lograr X cosas, pero ellos no te dejan avanzar o entorpecen tu camino”.

¿Qué pasa si continúas en esta actitud?

Estás renunciando a tu poder personal.

Sincerémonos…

¿El hecho de que logres o no algo que querías, es de verdad, culpa de otros?

¿De quién depende que tus proyectos se hagan realidad?

Seguro que hay una parte de todo el “paquete de la realidad” sobre la que tú no tienes control. Esto es así y será así con todas las situaciones y desafíos que elijas vivir y enfrentar.

Ahora, ¿cuál es la parte CLAVE en todo esto?

La posición de protagonista que adoptes para enfocarte y poner energías en lo que SÍ está bajo tu control, en lo que tú SÍ tienes influencia sin olvidarte que, si te mueves dentro de ciertos entornos personales y laborales, es porque tú mismo has decidido y elegido rodearte de esas personas.

El foco siempre tiene que estar en sacar lo mejor de cada entorno y situación. Como dice el dicho: “Si tienes limones, ¡haz limonada!”.

No existen obligaciones (aunque parezcan); siempre son ELECCIONES las que hacemos.

Posicionarte desde el rol protagonista te alejará de las quejas, de las excusas, de echar culpas a los otros y sobre todo, te apartará del resentimiento que te provoca seguir pensando que “tú estás donde estás por culpa de los otros o de la situación externa”.

¡Cambia tu conversación interna!

Muchos clientes me han planteado por ejemplo, el tema de la influencia negativa que ejerce la familia sobre ellos. Y me preguntan…

  • “¿Cómo hago Ana si se trata de mi familia la que ejerce influencia negativa en mí y me “tira abajo”?”.
  • “¿Cómo hago si no puedo alejarme de ellos en verdad?”.
  • “¿Cómo hago si no los puedo “desechar” de mi vida, porque los quiero?”.

Excelentes preguntas.

Y mi respuesta es: No se trata de alejarte de ellos, sobre todo si tú no quieres eso (claro que hay casos y casos); pero sí se trata de elegir no involucrarte emocionalmente y/o evitar el apego insano que produce su cercanía.

Este tema lo vemos en profundidad en el programa intensivo Reingeniería de Vida, trabajando con estructuras y planes diseñados especialmente para llevar los cambios en la realidad para manejar la influencia del entorno de forma inteligente.

Y recordé este cuento que quería compartir contigo en relación a manejar la influencia del entorno…

Era una vez una competencia de sapos cuyo objetivo era llegar a lo alto de un árbol.
Se congregó en el lugar una gran multitud de animales que vibraba y gritaba por ellos.
Al comenzar la competencia, el rumor general era: – Qué pena, es difícil, no lo lograrán.
Así, algunos sapos comenzaron a desistir, pero uno de ellos persistía y seguía subiendo.
Y el clamor de la multitud continuaba:
– Que lástima, se caerá, no lo logrará.
Y los sapos se dejaban caer y desistían, menos aquel que seguía subiendo… cada vez con más fuerza y tesón.
Y al final de la competencia todos desistieron, menos aquel sapito que, curiosamente en contra de todos los pronósticos negativos, logró llegar a la cima y ganar la competencia.
Los sapos restantes intrigados se acercaron a preguntarle: “¿Cómo hiciste para concluir la prueba?”
Al no tener respuesta del sapito, descubrieron que… ¡era SORDO!

Es hora ELEGIR hacer oídos sordos del discurso negativo de personas que de alguna u otra manera continúan en el viejo paradigma del:

  • “así no se puede”,
  • “las cosas están difíciles, ten cuidado”,
  • “las cosas deben hacerse de -esta- forma”,
  • “no te arriesgues”, etc.

La parte que te toca a ti es siempre ALINEARTE A TU CONVICCIÓN DE LO QUE QUIERES VIVIR Y LOGRAR, confirmar que tus propósitos de vida condicen con el real deseo de tu corazón. Y si te das cuenta que éso es lo que -en verdad- quieres, AVENTÚRATE hacia ello no sin antes emprender un plan para manejar la influencia del entorno, considerando tanto el de tus relaciones personales como el de tus relaciones laborales. Esto es algo que NO puede quedar librado al azar.

Se trata de limpiar el “terreno” (tu SER) y preparar la “cancha” (entornos en donde te desenvuelves) para “plantar en ellos las semillas” de tus sueños de manera que comiencen a crecer sanas y fuertes hasta que te den sus frutos” (¡tus sueños cumplidos!).

Por ejemplo: Uno de mis proyectos más hermosos es viajar por el mundo y llevar mi palabra para que enseñe, despierte e ilumine a más y más personas. Es un hermoso sueño que me encantaría lograr, pero en este momento familiar que estoy viviendo no lo voy a hacer dados ciertos compromisos que yo misma ELEGÍ asumir (a pesar de que me han llegado varias invitaciones de distintas partes del mundo para hacerlo y me entusiasma sobremanera la idea de experimentar esa hermosa aventura 🙂 ).

En el pasado hubiera culpado a cualquier cosa externa por no poder lograr lo que quería en ese momento en que quería que ocurriera. Pero hoy, cuando quiero impulsar nuevos propósitos y llega a mi mente el “diablito” de querer echar culpas (es natural en el ser humano que “salten” estos mecanismos, no te preocupes), me hago a mí misma la siguiente pregunta:

“¿Qué es lo MÁS IMPORTANTE para mí en este momento?”
  • Y la respuesta siempre me muestra lo que es MÁS importante para mí en el momento presente.
  • Y ya no estoy pensando que por culpa de los otros o de X cosas externas no logro lo que quiero.
  • Todo comienza y termina en mí por las ELECCIONES que hago, sintiendo una sana libertad de saber que yo misma puedo elegir cómo continuar mi marcha en cualquier momento.
Siempre estás eligiendo. Y cuando NO ELIGES, también estás eligiendo NO ELEGIR.

Siempre hay algo más importante. Pregúntatelo:

¿Qué es lo más importante para mí en este momento?
Y ANOTA AHORA MISMO TU RESPUESTA.

Esto hará que concentres tus energías en lo que SÍ vale la pena ahora, hoy. Más allá de que tengas otros proyectos que quieras lograr, tú sabes que no se puede lograr todo al mismo tiempo. El hecho de que ahora no lo estés concretando, no significa que no puedes ir creando el camino para que eso suceda más adelante. Es una cuestión de cambio de visión de las cosas; de ordenarte en PRIORIDADES.

¡Podrás conseguir todo lo que quieras si lo haces de manera ordenada y consciente!

Te regalo estas preguntas para ayudarte a manejar inteligentemente la influencia del entorno Y AVANCES FÁCILMENTE HACIA TUS OBJETIVOS…

  • ¿Qué quieres conservar? ¿Qué debes desechar?
  • ¿A qué o quién necesitas invitar o convocar a tu vida?
  • ¿A quién o quiénes de tu entorno le puedes pedir ayuda?
  • ¿Con quién tendrás que abrir conversaciones en las que puedas expresar tu necesidad de cambio?
  • ¿Cómo puedes involucrar a tu entorno más cercano en tus proyectos?
  • ¿De quién necesitarás alejarte o pasar menos tiempo o si pasas un tiempo, que sea con un escudo que no permita que te lleguen comentarios desmotivadores (al menos emocionalmente, en caso familiar por ejemplo)?
  • ¿Con quién necesitarás pasar más tiempo?
  • ¿Cuáles son las excusas más frecuentes que te pones a ti mismo sobre tu entorno, para no avanzar?
  • ¿Cuál es el real miedo interior que te detiene? ¿Lo has pensado?
  • ¿Qué es lo más importante para ti en este momento? ¿Y luego de eso qué viene? ¿Y luego…? (Es muy importante asignar prioridades para ir logrando tus proyectos paso a paso sin sentirte ANSIOSO, sintiendo que estás haciendo lo que tú ELIGES en ese instante PRESENTE. Recuerda que nadie obliga a nadie. Tú estás donde estás porque así lo has ELEGIDO HASTA HOY).
  • ¿Cuáles son los proyectos que quieres lograr y no has podido aún?
  • ¿Qué prioridades les vas a asignar a tus propósitos para preparar un camino que te lleve a ellos?
  • ¿Has pensado seriamente en llevar tus deseos a la realidad?
  • ¿Has descripto tus objetivos y hecho planes que podrían llevarte a lograrlos?
  • ¿Has investigado y estudiado cómo hacer realidad tus proyectos?
No permitas que tus mejores propósitos se derrumben porque alguien te dice que no puedes.

Si quieres algo fuertemente, busca la manera estratégica y fluida de lograrlo. No te desanimes, escucha tus convicciones y sigue adelante

  • Continúa tu marcha y no te detengas.
  • Confía en tu intuición y fuerza interior.
  • Confía en tus propias respuestas, porque dentro tuyo está la clave que te revelará lo que necesitas saber y hacer.
  • Mira siempre adelante, disfruta del camino y de todas tus bendiciones.
  • Sigue caminando con fuerza, convicción y acción hacia tus objetivos.
  • Rodéate de personas que vibran igual que tú, con la misma energía positiva que irradias.
  • Ten cuidado con quién hablas y a quién le cuentas tus sueños y grandes anhelos. No compartas con cualquiera lo que sientes, pienses y haces.
  • Cuando personas negativas y pesimistas te pregunten algo sobre ti, respóndeles simplemente “Todo anda muy bien” y cambias el tema. No todos son como tú, especiales, desbordantes de ideas, ambiciones y desafíos por cumplir.
  • Comparte tus anhelos más profundos con aquellas personas que estén a tu lado, que te apoyan al cien por ciento, quieren lo mejor para ti y no tiran abajo tus ideas y ganas de ser mejor y lograr tu propia forma de éxito.

Y hasta aquí llegamos por hoy querido lector. Hazte por favor estas preguntas, anota tus respuestas y sigue mis recomendaciones.

Cuéntame luego cómo te ha ido en los comentarios… ¡te espero para darte mi respuesta personalmente! 🙂

Un abrazo de "oso",

Ana Cecilia🦋

 

¿Qué te ha parecido este post? ¿Te ha sido útil?

Si es sí, por favor cuéntame lo que sientes y qué fue lo mejor que te llevaste así te responda personalmente. 

Si me dejas tu comentario, ¡seré muy feliz!

Y a propósito, ¿conoces a alguien que esté también buscando descubrirse y hacer realidad la vida para la que ha nacido? ¡Compártele este artículo!

Ana Cecilia Vera

Soy una apasionada de la vida, la informática y la música. Amo entrenar a talentosos y creativos a los que le encanta ayudar a los demás y están buscando su plena realización. Lo que más me gusta es acompañarlos de cerca y ser testigo de la transformación que se produce en sus vidas cuando sacan a la luz su don único y lo ponen al servicio del mundo. Literalmente se convierten en Su Propia Fuente desde la que pueden materializar todo cuanto quieran disfrutando cada día de su propia creación: Una vida más completa, apasionada y libre mientras dejan su huella.

Te ayudo a redescubrirte y desbloquear tu don para profesionalizarlo, rentabilizarlo y alinearlo con la vida para la que has nacido. Llegó la hora de integrar todo lo que ERES y SABES en un proyecto auténtico que sea ÚTIL al mundo mientras tu vida se expande a niveles extraordinarios 🙂

¿Ya te inscribiste a mi NEWSLETTER de Reingeniería de Vida© en la que comparto cada semana cómo lograrlo?