Cómo saber qué tienes para ofrecer y ponerlo al servicio del mundo

Cómo saber qué tienes para ofrecer y ofrecerlo; cómo poner tus conocimientos y valor al servicio del mundo; cómo animarte a mostrarte tal cual eres, son algunos interrogantes que me plantean frecuentemente mis lectores. En este artículo te animo a desarrollar la oferta que “vive” dentro de ti para brindarla al mundo y de qué manera puedes aprovechar esto en todos los ámbitos de tu vida.

¿Crees que tienes mucho para ofrecer pero no te animas a mostrarlo y a brindarlo al mundo?

¿Qué te está impidiendo desplegar esa oferta tan grande que puedes SER para los otros?

Cuando empecé a diagramar la idea de crear mi página web personal allá por el 2007, no tomaba conciencia de lo que ocurriría años después con el sueño tímido que en ese momento tenía.

Mi intención era brindar a mis futuros lectores lo –poco- que consideraba tenía; sentía la necesidad de expresar (ex-presar: presionar hacia afuera) mis pensamientos, reflexiones, compartir aspectos de mi vida, desplegar el amor que a veces parecía salirse de mí buscando un lugar donde fuera recibido y necesitado, y de esa manera iniciar una comunicación, un ida y vuelta enriquecedor con la gente.

Crear el contenido de la web fue lo mejor que pudo haberme ocurrido.

Por la necesidad de definir los temas que compondrían el sitio, tuve que responderme varias preguntas, que sin darme cuenta en ese momento, me estaban situando en una etapa de intenso autoconocimiento que me prepararía para luego desplegar todo ese potencial que yacía latente en mi interior.

Por nombrarte algunas de esas preguntas:

  • ¿Quién soy yo?
  • ¿Cuál es la misión que elijo para mi vida?
  • ¿Para qué quiero crear una web personal? ¿Qué quiero lograr con ella?
  • ¿Cuáles son los temas y pensamientos que me gustaría expresar en este espacio?
  • ¿Por qué y para qué quiero expresarlos?

Hoy miro atrás y me parece tan grande todo lo que ha ocurrido con aquella pequeña idea, que si no le hubiera dado rienda suelta, no sería hoy una realidad.

Lo único que yo quería era simplemente escribir y expresar mi sentir 🙂

Todo esto se transformó en un crecimiento personal increíble y fue el trampolín que me impulsó a ayudar a otros en el mismo camino que tanto beneficio le ha dado y le da a mi vida cada día.

Había elegido sin ser tan consciente, brindarme como oferta al mundo.

En el camino tuve que sortear muchos obstáculos, sí; muchos de ellos mentales traducidos en miedos e inseguridades; pero hay algo fundamental que aprendí y es que, de ninguna manera pude haber ofrecido todo lo que tenía sin antes haberme tomado el trabajo de bucear en mi interior, de conocerme lo suficiente para comenzar a dar exactamente eso que podía dar.

Esto, tal como te lo estoy expresando, significó la gran oportunidad de conocerme realmente a mí misma y quién podía ser yo como POSIBILIDAD para el otro.

Descubrí que, para poder iluminarte con mi propia luz, primero necesitaba recordarla y desarrollarla en mi interior.

Te dejo aquí 3 estrategias que pueden ayudarte a construir esa oferta, esa luz que puedes ser para el mundo:

1) Dedica tiempo para encontrarte con tu ser y conocer quién eres.

Cualquier actividad que te permita auto-conocerte es bienvenida.

Embárcate en alguna que te permita bucear en tu interior y desplegar tu potencial (algún curso, capacitación, sesiones de coaching, terapia, etc.). Ten por seguro que de la mano de esto vendrá la realización y crecimiento personal, el potenciamiento de tus propias capacidades, el aprendizaje de nuevos conocimientos y habilidades, un mayor bienestar económico y una elevada autoestima y plenitud.

No olvides que la manera como te veas a ti mismo estará íntimamente relacionada con la forma de ofrecerte a los demás para poner todo ese potencial al servicio del mundo.

2) Identifica eso que más te gusta hacer, eso que sabes que cuando lo haces, ¡brillas!

Puede que respondas “no sé Ana, no tengo idea”. ¡A no desesperar que este es un trabajo que tiene que hacerse con mucha PAZ!

Ayúdate con estas preguntas:

  • ¿Qué es eso que más te gusta y en lo que crees que eres un experto?
  • ¿Qué cosas sabes y conoces que te hacen sentir seguro de poder enseñárselo a otros?
  • ¿Cuáles consideras son las mejores virtudes que tienes y puedes poner al servicio de los otros?
  • ¿Cuáles son esas capacidades que te caracterizan y todo el mundo sabe –y tú también- que las haces mejor que nadie?

Si a pesar de sentirte un experto o conocedor del tema aún te sientes inseguro de ofrecerlo, hay muchas cosas que puedes aprender para mostrarlo, brindarlo, promocionarlo así que tranquilo. Esfuérzate primero en identificar esto porque es la base de lo que viene después.

3) Haz una lista de las actividades que más disfrutas y busca la forma de ganarte la vida con ellas

Incluye en esta lista todo aquello que te gusta hacer en cualquier ámbito de tu vida (trabajo y carrera, negocios y dinero, relaciones interpersonales, espiritualidad, ayuda a la comunidad, salud y cuidado personal, etc.).

Piensa qué es aquello que ofrecerías e imagina que tu trabajo se basa en ello y que te distingue.

Pregúntate:

  • ¿Qué puedo hacer por los demás?
  • ¿Cuáles necesidades de otros podría cubrir?

De esta manera te conviertes en alguien que asiste, que apoya, que construye alianzas con otros en una ayuda y beneficio mutuos.

El otro día a una amiga me decía: “Estoy buscando trabajo”.

Le pedí que en lugar de eso comience a decir y pensar: “Estoy ofreciendo mis servicios.”.

¿Puedes ver la diferencia entre una expresión y la otra?

La segunda tiene tono protagonista; desde esta conversación ella puede impulsarse de una manera proactiva sin esperar que ese trabajo le caiga del cielo. Además, la pone en acción para descubrir qué es exactamente eso que ella tiene para ofrecer para luego salir y ofrecerlo.

Claro que es necesario transitar antes un camino e ir superando obstáculos que van apareciendo; pero yo que lo he pasado y lo he logrado, te puedo asegurar que es posible.

Hoy estoy parada en este sueño.

Lo he conseguido aplicando enfoque, estrategias, acción y sobre todo, fui construyendo el camino a partir de un profundo conocimiento de quién soy y de todo lo que YA TENGO para ofrecer.

Esto es lo mismo que quiero para ti; es lo que me ha permitido y continúa impulsando a desarrollarme en lo que más amo: estar siendo esta oferta para ti, para continuar dándote lo mejor; y en esta danza, también recibir un montón de beneficios y bienestar.

Todo es un intercambio de energía; nos ayudamos a vivir mejor, a crecer, a beneficiarnos mutuamente y esto sucede de forma natural sin necesidad de forzar nada.

¡Vamos! No esperes más 🙂

Emprende este camino del autodescubrimiento para concocerte y darte a conocer. ¡Es hora de salir de tu escondite!

El mundo está esperando que despliegues todo ese potencial para hacer de él un lugar más amable (amable viene del amor, ¡necesitamos enamorarnos de este mundo!).

No prives al mundo de ser quién eres. Permítete brillar y verás lo que ocurre.

¿Cuál es esa pequeña y tímida idea que anda dando vueltas por tu mente y que quisieras ofrecer/mostrar/desplegar desde tu SER?

Anótala ahora mismo, ¡YA, YA, YA! Sin pensarlo tanto; sino SINTIENDO. Escribe libremente dando rienda suelta a LA LLAMADA DE TU CORAZÓN. No la dejes morir. Permítele que nazca y pueda crecer. Te vas a quedar con la boca abierta cuando empieces a desarrollarla y ver lo que eres capaz de SER y LOGRAR.

¿Haces la prueba ahora? Nada que perder; MUCHO QUE GANAR.

Un abrazo de "oso",

Ana Cecilia🦋

 

¿Qué te ha parecido este post? ¿Te ha sido útil?

Si es sí, por favor cuéntame lo que sientes y qué fue lo mejor que te llevaste así te responda personalmente. 

Si me dejas tu comentario, ¡seré muy feliz!

Y a propósito, ¿conoces a alguien que esté también buscando descubrirse y hacer realidad la vida para la que ha nacido? ¡Compártele este artículo!

Ana Cecilia Vera

Soy una apasionada de la vida, la informática y la música. Amo entrenar a talentosos y creativos a los que le encanta ayudar a los demás y están buscando su plena realización. Lo que más me gusta es acompañarlos de cerca y ser testigo de la transformación que se produce en sus vidas cuando sacan a la luz su don único y lo ponen al servicio del mundo. Literalmente se convierten en Su Propia Fuente desde la que pueden materializar todo cuanto quieran disfrutando cada día de su propia creación: Una vida más completa, apasionada y libre mientras dejan su huella.

Te ayudo a redescubrirte y desbloquear tu don para profesionalizarlo, rentabilizarlo y alinearlo con la vida para la que has nacido. Llegó la hora de integrar todo lo que ERES y SABES en un proyecto auténtico que sea ÚTIL al mundo mientras tu vida se expande a niveles extraordinarios 🙂

¿Ya te inscribiste a mi NEWSLETTER de Reingeniería de Vida© en la que comparto cada semana cómo lograrlo?