Descubre el lado oculto de la POSTERGACIÓN y véncelo de raíz con este ejercicio

El hábito de postergar tiene un mecanismo subconsciente detrás; un lado oculto que necesitas descubrir para poder disolverlo de raíz. Si logras desarticular este enredo desconocido, podrás utilizar el poder de tu hermoso presente para liberar y hacer posible tus ideas; esos sueños que están pidiendo a gritos ser vividos.

La actitud de postergar nos da una tranquilidad temporal al pensar que lo que tenemos pendiente de analizar y/ solucionar “ya lo haremos” en el futuro. Sin embargo, ese futuro nunca llega y este disfraz de calma aparente, esconde un lado subrepticio que genera un sinfín de malestares que van drenando cada vez más nuestra energía, disminuyendo el poder de accionar en el presente e inhibiendo la capacidad de construir futuro.

Si la actitud de postergar se hace costumbre, la misma se convierte en un hábito crónico; esto es lo que llamamos procrastinación.

Echémosle reflexión al asunto…

¿Dónde se origina la actitud de postergar?

Primero vamos a definirla:

La procrastinación (del latín procrastinarepro, adelante, y crastinus, referente al futuro), es el hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables.

Yo digo que este mecanismo se origina en nuestra mente, conformándose por los pensamientos que van apareciendo cuando decidimos postergar, como en los siguiente ejemplos:

  • “Ahora no tengo tiempo. Cuando tenga tiempo, lo haré…”
  • “Hoy estoy cansado, tengo que encontrar el momento de hacerlo tranquilo…”
  • “No es el momento. Cuando lo encuentre, lo haré…”
  • “Necesito más recursos, ahora no estoy completamente preparado… Será más adelante, cuando me sienta preparado y seguro… por ahora…”.
  • “El lunes comienzo sin falta…”

¿Puedes observarte diciendo o pensando algunas de estas excusas, pensamientos para evadirte, asociaciones y significados fantasiosos de autoconvencimiento?

Las preguntas claves en las que quiero que te enfoques ahora son la siguientes:

  • ¿Cuáles son los pensamientos que se encuentran detrás de estas conversaciones internas?
  • ¿POR QUÉ estás postergando? ¿Cuál es LA RAZÓN verdadera?
  • ¿PARA QUÉ postergas?

Si es la primera vez que te estrenas en HACERTE estas preguntas, puede que te resulte difícil responderlas, y digas “NO SÉ”. Ok, te entiendo, pero estás aquí conmigo para ir más profundo…

Haz de cuenta que sabes para responder. Invéntame algo, supón que sí sabes y responde…

Haz la prueba ahora con cada una de esas preguntas y respóndelas eligiendo despojarte de certezas.

¿Cuál es el motivo raíz por el cual estás postergando?

Si te enfocas en los pensamientos subyacentes a tu actitud de postergar (es decir ¿cuál es el motivo raíz por el cual estás postergando?) podrás derribar su peso negativo enfrentándote con aquellas cuestiones pendientes, eligiendo tomar decisión y acción para cada una de ellas.

No permitas que esa carga de pensamientos “llene” tu mente drenando tu energía de acción. Lo que quiero para ti es que te relajes “desagotando” tu mente de pensamientos que alimentan tu preocupación; ésta crece porque no te estás haciendo cargo de tomar una decisión sobre lo que te falta hacer.

Toda esta tensión mental, te desmotiva y deja a tu autoestima por el piso diciéndote “¿para qué proponerme alcanzar algo qué sé que no lograré?” (este es un pensamiento saboteador).

Te dejo el siguiente ejercicio para enfrentar y desarticular la actitud postergadora. Busca un lugar calmo en el que puedas estar solo contigo mismo para que le saques el mayor provecho…

1) Relájate

Respira hondo y exhala. Limpia tu mente de pensamientos. Busca en youtube algún video que ayude a centrarte y tranquilizarte, para subir tu vibración y puedas utilizar tu mente como el instrumento para el que fue creado: para enfocar y decidir.

2) Descarga lo pendiente

Drena tu mente. Libera el cerebro 🙂

Escribe una lista de lo que tienes pendiente o te esté faltando hacer en cada área de tu vida; enfrenta estos asuntos con responsabilidad.

Crea un cuadro de varias columnas, una por cada área para la que vas a “largar” y desagotar todo lo pendiente: familiar, pareja, estudios y carrera, trabajo, dinero y finanzas, etc.

Te tiene que quedar una lista para cada área.

3) Asigna prioridades

Toma la lista anterior y asigna prioridades de acuerdo a su importancia. Para cada tema pendiente que tengas y según su orden de prioridad, haz esto:

  • Escribe los pensamientos que “suenan” o aparecen en tu mente. No los fuerces, simplemente “observa” tu mente, escucha lo que te dices a ti mismo con respecto a esa cuestión que tienes pendiente y escribe.
  • Escribe los pensamientos que necesitarías tener reemplazando los pensamientos que te están trabando. ¿Qué te hace falta pensar en términos de los resultados que quieres experimentar? Anota todo (¿ya te había dicho que el ESCRIBIR es fundamental?).
  • Clasifica el tema pendiente analizando si estás dispuesto a:
    • Hacerlo/completarlo ahora (escribe cuándo lo harás con un plan y fecha).
    • Pedirle a alguien que lo haga (escribe a quien lo delegarás y cuándo).
    • Asignarle una categoría de “visto, completado, analizado y programado para…” decidiendo que lo estás completando por ahora, eligiendo una fecha en la que te dispondrás a analizarlo en detalle.

Puede que para cada asunto te esté faltando realizar una simple acción, quizás un pedido a una persona, un llamado, el envío de un e-mail, una conversación con alguien, etc.

Quizás con tus pensamientos saboteadores estés postergando un deseo interior muy importante.

Detecta rápidamente la necesidad oculta bajo el “supuesto motivo” que aparece como consciente, porque ella es es la que te impulsará a salir adelante y tomar decisión y acción con responsabilidad.

Si detectas la necesidad oculta, podrás aceptarla y luego satisfacerla de una manera consciente y efectiva, en lugar de seguir autosabotéandote. Si la enfrentas y satisfaces, el comportamiento postergador desaparecerá.

¿No te sientes preparado para encargarte de algunas cuestiones todavía? No te preocupes. La idea inicial es enfrentarte con eso pendiente y decidir a consciencia hacerlo más adelante (no es lo mismo que esconderlo y hacer como si no existiera, esta no es la actitud de un agente de cambio en transformación).

El objetivo de este ejercicio es que estos pensamientos postergadores no drenen más tu energía del presente, eliminándolos de tu cabeza rápidamente para enfocarte en lo que sí vale la pena y puedes hacer hoy.

Tomando decisión y acción sobre lo que te hace falta hacer, te sentirás poderoso, con energía y autoconfianza para seguir adelante y con un espíritu de que todo lo puede.

No olvides que el presente es el único momento que existe; sólo a través del presente, puedes crear la realidad que quieres vivir.

Da todos los días un paso nuevo, con fe, avanzando con la luz de tus ideales, la que debe estar encendida siempre con alegría, pero vivida con intensidad y evitando que se diluya en los albores de las próximas horas o días…

Confío en ti. Sé que puedes. Sólo que tienes que decidirlo y hacerlo AHORA. Porque el AHORA es todo lo que tienes.

Un abrazo de "oso",

Ana Cecilia🦋

 

¿Qué te ha parecido este post? ¿Te ha sido útil?

Si es sí, por favor cuéntame lo que sientes y qué fue lo mejor que te llevaste así te responda personalmente. 

Si me dejas tu comentario, ¡seré muy feliz!

Y a propósito, ¿conoces a alguien que esté también buscando descubrirse y hacer realidad la vida para la que ha nacido? ¡Compártele este artículo!

Ana Cecilia Vera

Soy una apasionada de la vida, la informática y la música. Amo entrenar a talentosos y creativos a los que le encanta ayudar a los demás y están buscando su plena realización. Lo que más me gusta es acompañarlos de cerca y ser testigo de la transformación que se produce en sus vidas cuando sacan a la luz su don único y lo ponen al servicio del mundo. Literalmente se convierten en Su Propia Fuente desde la que pueden materializar todo cuanto quieran disfrutando cada día de su propia creación: Una vida más completa, apasionada y libre mientras dejan su huella.

Te ayudo a redescubrirte y desbloquear tu don para profesionalizarlo, rentabilizarlo y alinearlo con la vida para la que has nacido. Llegó la hora de integrar todo lo que ERES y SABES en un proyecto auténtico que sea ÚTIL al mundo mientras tu vida se expande a niveles extraordinarios 🙂

¿Ya te inscribiste a mi NEWSLETTER de Reingeniería de Vida© en la que comparto cada semana cómo lograrlo?