Cómo liberarte de MIEDOS y ataduras, darte el PERMISO y comenzar a crear posibilidades en lugar de esperarlas

En esta oportunidad, doy respuesta a una pregunta que me envió una miembro de mi grupo de Facebook (llamémosle “María) que me planteaba lo siguiente:

“Soy psicóloga infantil y no he podido conseguir un trabajo donde pueda desempeñarme como tal. Trabajo en un colegio en otras tareas diferentes a las de mi profesión y no me han dado la oportunidad. Mi deseo es poder desenvolverme en mi profesión y lo que realmente me gusta. ¿Cómo hago para manejar esto?”.

De la declaración de María, me impactaron fuertemente las siguientes frases…

  • “Miedo al futuro…”
  • “No me han dado la oportunidad…”
  • “Quiero desenvolverme en mi profesión, en lo que me gusta…”

Es a partir de ellas que te ofrezco las las siguientes estrategias para que despejes el camino hacia lo que tu alma te llama ser, hacer y tener…

1. Define claramente qué quieres lograr sin pensar en los “CÓMO” lo harás

Si no tuvieras ningún impedimento…

  • ¿Qué es lo que más te gustaría hacer?
  • ¿Qué significa para ti desenvolverte en tu profesión (o en lo que sea que quieras hacer)?
  • ¿Cómo te lo imaginas?
  • ¿Cómo sería trabajar en lo que más te gusta?

Escribe las respuestas sin pensar en nada más que tu deseo y cómo te imaginas haciéndolo, viviéndolo, experimentándolo. Recrea esa escena en tu mente y escríbela (y si te animas, ¡dibújala! 🙂 ).

_________________________________

Exprésala (escribiendo) “limpiamente” drenando en otro documento todo impedimento de temor, prejuicio o cualquier “basurita” mental que amenace con ensuciarla y tirarla abajo.

Reserva tus observaciones y guárdalas en un lugar seguro. Este trabajo es íntimo, no lo compartas por ahora con nadie por favor. Tienes que eliminar cualquier posibilidad de que algún comentario del exterior (ya sea de algún familiar o no) pueda sabotear tus nobles deseos.

2. Deja de esperar que otros te den permiso y la oportunidad

No esperes más que esa oportunidad llegue. No esperes más que otros te reconozcan. No esperes más que te valoren. No esperen más que te den permiso. No esperes más que eso que anhelas se geste afuera de ti. ¡NO ESPERES MÁS!

Crea tú mismo la oportunidad. Ponte en acción. Valórate. Date tú el permiso #ReINgenierizaTe

Estamos acostumbrados a pensar que lo que queremos “se va a dar” o “Dios nos lo enviará”, “Mi jefe debería motivarme así yo…”, “El país no nos da oportunidades, por eso yo ahora no podría…”.

Partiendo de este discurso, permanecemos en una emoción de “esperanza resignada” que lo único que logra es mantenernos estancos ya que sólo esperamos y esperamos y esperamos y ¡no hacemos nada para avanzar! ¡No tomamos ACCIÓN!

Si te sientes identificado con este comportamiento te digo: Este tipo de esperanza no te ayuda, sino te paraliza.

  • ¿Y si en lugar de vivir -sólo esperando- te pusieras a trabajar, te pusieras en acción hacia tu objetivo? ¿Qué pasaría?

_________________________________

Cosas maravillosas ocurrirían, te lo puedo asegurar.

Declara entonces:

ME DOY EL PERMISO DE LOGRAR ESTE SUEÑO (puedes escribir aquí tu sueño-objetivo-deseo) Y HARÉ LO QUE TODO LO QUE PUEDA Y MUCHO MÁS PARA LOGRARLO”.

Escríbelo en alguna cartulina grande y pégalo donde lo puedas ver a menudo.

ELIGE dejar a un lado voces internas negativas que te dicen que no puedes o que el otro va a pensar mal o bien de ti. El otro es el otro, tiene su vida y hará lo que le convenga. La verdad es que cada quien está en lo suyo y, si elige hablar o pensar algo de ti, pues allá esa persona que se hace tiempo para enfocarse en los demás más que en sí misma.

Muchas veces estas personas no quieren vérselas consigo mismas, no quieren crecer, se niegan a madurar. No encuentran otra cosa más interesante que hablar de la vida de los otros porque ellos, no trabajan en crear su futuro, no se esfuerzan por crecer en su propia vida.

Entonces… ¿crees que vale la pena gastar tu energía y pensamientos en ellos?

Te dejo a ti la respuesta.

¿Piensas seguir pensando en lo que el otro va a decir en lugar de ponerte en acción materializando tus sueños?

¡No vale la pena! ¡Vamos que no hay tiempo que perder! El tiempo vale ORO.

Deja ya esta excusa a un lado y ponte en marcha. Siempre digo que sea lo que sea que hagamos, el “qué dirán” siempre “hablará”. Opinará positiva o negativamente, pero siempre lo hará, no importa qué sea lo que hagamos.

ENTONCES LIBÉRATE, PIENSA EN FUNCIÓN TUYA (NO EN FUNCIÓN DE LOS OTROS), Y PARA HACERLO PREGÚNTATE:

  • ¿Cuál es el precio que estoy pagando y seguiré pagando mientras piense, decida o haga cosas en función del juicio ajeno?
  • ¿Cuáles beneficios obtendría si me diera a mí mismo el permiso de hacer lo que quiera hacer?
  • ¿Qué nuevas oportunidades se podrían abrir para mí?

Si prestas atención, puede que te des cuenta que muchas veces ese “qué dirán” a quien temes eres TÚ MISMO. Enfréntate con esos enemigos de tu pensamiento y diles:

“Pueden quedarse tranquilos. Ya he encontrado nuevos pensamientos que me ayudarán y apoyarán a crear un nuevo camino, MI CAMINO! “

Ahhh… ¡qué liberación! 🙂

3. Crea la oportunidad, abre las posibilidades

  • ¿Cómo puedes comenzar? Haz una lista de tareas que piensas en una primera instancia que te ayudarían a comenzar.
  • ¿Cómo puedes simplificar más tu vida para hacerte tiempo y lograr más rápidamente lo que quieres?
  • ¿Qué virtudes tuyas puedes poner en acción?
  • ¿Qué recursos externos puedes conseguir que te ayuden?
  • ¿A quiénes puedes pedir ayuda?
  • ¿A quiénes puedes llamar y pedir más información?
  • ¿Cuáles son las primeras 3 acciones que puedes llevar a cabo para despejar el camino hacia tu meta?

Ahora toma estas estrategias e impleméntalas. Responde las preguntas sugeridas y da un giro radical a tu vida. Recuerda que los resultados que esperas dependen de ti. Y no olvides que…

En el juego de la vida, no puedes elegir las cartas que te van a tocar en la baraja azarosa (las circunstancias de la vida), pero sí puedes elegir cómo jugar esas cartas… ¡y esto es muy poderoso!

¿Cómo ELEGIRÁS jugar esas cartas? Esta es LA pregunta que puede permitirte crear nuevas posibilidades. Tú eres el/la protagonista. El poder vive en ti y lo tienes aquí y ahora. ¡A usarlo!

Un abrazo de "oso",

Ana Cecilia🦋

 

¿Qué te ha parecido este post? ¿Te ha sido útil?

Si es sí, por favor cuéntame lo que sientes y qué fue lo mejor que te llevaste así te responda personalmente. 

Si me dejas tu comentario, ¡seré muy feliz!

Y a propósito, ¿conoces a alguien que esté también buscando descubrirse y hacer realidad la vida para la que ha nacido? ¡Compártele este artículo!

Ana Cecilia Vera

Soy una apasionada de la vida, la informática y la música. Amo entrenar a talentosos y creativos a los que le encanta ayudar a los demás y están buscando su plena realización. Lo que más me gusta es acompañarlos de cerca y ser testigo de la transformación que se produce en sus vidas cuando sacan a la luz su don único y lo ponen al servicio del mundo. Literalmente se convierten en Su Propia Fuente desde la que pueden materializar todo cuanto quieran disfrutando cada día de su propia creación: Una vida más completa, apasionada y libre mientras dejan su huella.

Te ayudo a redescubrirte y desbloquear tu don para profesionalizarlo, rentabilizarlo y alinearlo con la vida para la que has nacido. Llegó la hora de integrar todo lo que ERES y SABES en un proyecto auténtico que sea ÚTIL al mundo mientras tu vida se expande a niveles extraordinarios 🙂

¿Ya te inscribiste a mi NEWSLETTER de Reingeniería de Vida© en la que comparto cada semana cómo lograrlo?